Vacaciones con bebés y niños: Consejos para que duerman bien. Cómo asegurarnos de que las vacaciones de verano no afectan negativamente al sueño infantil.

Cómo podemos asegurarnos de que las vacaciones de verano no afectan negativamente al sueño de nuestros hijos.

A menudo los padres nos quejamos de lo difícil que puede ser mantener un horario de sueño consistente en verano. Los días son largos, los niños se despierta temprano con la luz del sol y pocos niños quieren ir a la cama cuando todavía hay claridad.

Es muy fácil salirse del horario durante las vacaciones de verano sin la rutina del día a día y con las distracciones añadidas que suponen unas vacaciones. Como en el periodo no vacacional, esto puede interferir en el desarrollo del niño y en su estado de ánimo.

En época de vacaciones los horarios y las rutinas son más flexibles, pero debemos asegurarnos de que los niños reciben el sueño necesario para estar descansados y poder disfrutar del verano.

 

¿Cómo dormir a los bebés y niños durante las vacaciones?

Estos son algunos consejos para ayudar al bebé o niño a cumplir un horario de sueño consistente que le permita obtener una cantidad de sueño suficiente.

 

  1. Trata de cumplir con la rutina y los horarios de irse a la cama.

Esto puede significar que tu hijo tenga que ir a la cama cuando todavía hay claridad. Una forma de ayudar a promover el sueño es cerrar persianas y cortinas para mantener la habitación a oscuras.

Si tienes que elegir entre una siesta de la mañana o la siesta de la tarde, opta por la siesta de la mañana y lo acuestas por la noche antes de la hora habitual (si es posible). La siesta de la mañana por lo general establece el estado de ánimo para el resto del día. Un bebé híper cansado por la mañana puede hacer que esté de mal humor durante todo el día.

 

  1. Se paciente y constante.

Incluso los bebes que duermen bien puede que en periodo de vacaciones y al no estar en su entorno normal se sientan desubicados y les cueste más conciliar el sueño y se despierten varias veces. Es cuestión de pocos días.

 

  1. Haz de su entorno un ambiente habitual.

Intenta, todo lo que puedas, que su ambiente de sueño sea cálido y se parezca lo máximo posible al ambiente que duerme habitualmente. Si es posible, debe estar oscuro a la hora de dormir para que el cerebro de tu bebé o niño no interprete es hora de despertarse cuando entre la luz solar.

 

  1. No hagas lo que no harías en casa.

  • Traértelo a tu cama.
  • Darle el biberón para que se duerma.
  • Dormirlo en brazos si ya está acostumbrado a dormir en su cunita o cama.

Los bebés y niños se acostumbran rápidamente a las cosas y puede que te encuentres con un gran problema cuando vuelvas a casa y vuelva a dormir en su cama habitual.

 

El verano es ideal para salir al aire libre, disfrutar del sol, jugar y relajarse y es súper importante recordar que el sueño infantil es una parte esencial de la salud y el bienestar de un niño.

¡Ayuda a tu hijo a aprovechar al máximo sus vacaciones de verano ayudándole a dormir lo suficiente!

 

Olga Sesé

Coach del sueño infantil