¿El coach del sueño implica dejar llorar a mi hijo?

No sólo valoro el bienestar emocional de tu hijo sino que también valoro el de tu familia. Soy madre y se lo difícil que es sufrir la privación del sueño y se cómo duele escuchar los lloros del bebé.

Los padres me preguntan si deben dejar a sus bebes solitos llorando. NO, nunca.

Hay métodos que sí que lo permiten, pero la suerte es que hay muchas maneras diferentes para enseñar a tu hijo cómo conciliar el sueño que no sean dejarles llorar en sus cunas o camas.

Mi enfoque no implica dejar llorar. Es una alternativa más cariñosa para aquellas familias que no se sienten cómodas dejando llorar a sus hijos.

Quizás ahora te preguntes si puedo garantizar que no lloren… No, nadie puede hacerlo. Llorar es la forma en que los bebes y niños protestan y se comunican ante los cambios.

Aprender nuevos hábitos de sueño es un cambio y algunos bebés siempre lloran con los cambios. Cualquiera que te diga lo contrario no está siendo sincero.

Lo que sí te puedo asegurar es que mi meta es tener el menor llanto posible y animo a los padres a ser lo más cariñosos y sensibles pero a la vez dar a su hijo el espacio y tiempo para que aprenda una de las habilidades más importantes en su vida: conciliar el sueño por sí mismo. Lo cual a su vez, apoya el desarrollo de un apego seguro entre padre e hijo.

Conmigo  trabajamos dentro de tu nivel de comodidad para crear un plan personalizado, que incluirá tus valores y filosofía, el temperamento de tu hijo, su bienestar emocional así como la dinámica familiar. Nunca te pediré que dejes a tu hijo solo en la oscuridad con la puerta cerrada durante horas y horas. Quiero que estés de acuerdo con el método ya que esto aumentará la tasa de éxito. Esta es la razón por la que el trabajo en equipo y la comunicación abierta es fundamental para el éxito del sueño y lo más importante, te daré apoyo, consultoría y guía durante todo el proceso de principio a fin para el sueño de noche y siestas.

¿Funciona el Coach del Sueño?

La consistencia es clave cuando se trata de desarrollar un nuevo hábito para los niños. Trabajar con un Coach del Sueño es un enfoque de equipo. Te proporcionaré el plan, la información y el soporte, pero eres tu quien deberá llevar a cabo el plan.

Si permaneces fiel al plan y eres constante en el enfoque verás resultados. La clave es seguir siendo consistentes sobre una base continua incluso después de que nuestro trabajo haya llegado a su fin.

¿Qué método de sueño usas?

No uso un método de sueño o filosofía. Trabajo la premisa de que cada niño es diferente y como tal mis planes son personalizados. Estoy familiarizada con muchos métodos de sueño y trabajaremos dentro de tu nivel de comodidad para asegurar que el método será exitoso. Valoramos el poder de las bases sanas y el bienestar emocional.

¿Cuánto va a durar el Coach?

Cada niño es diferente sin embargo con el plan correcto, el trabajo en equipo y la consistencia, comenzarás a ver progresos en el plazo de 1-2 semanas en promedio.

Los niños se desarrollan y cambian rápidamente. El primer año está lleno de grandes cambios físicos y mentales. Tu pequeño puede estar durmiendo bien y luego no tan bien 2 meses más tarde. Esto puede suceder por muchas razones incluyendo los hitos importantes del desarrollo, enfermedad, brote del crecimiento o dolor de la dentición. Mientras sigas aplicando las técnicas, aprenderás y serás coherente con el sueño de tu hijo. Pero si sientes que te pierdes en el camino y necesitas ayuda estaré aquí para guiarte. 

¿Tengo que quedarme en casa durante todo el tiempo del Coach?

Es mejor que vacíes tu agenda para las primeras 2 semanas de entrenamiento. La consistencia y la familiaridad serán clave en el éxito del sueño de su hijo. Te recomiendo que comiences a trabajar conmigo en un momento en el que pueda estar en casa para apoyar plenamente el plan de sueño de tu hijo. La preparación de los padres también es un factor importante; Antes de comenzar los padres deben asegurarse de que:

  • Se satisfacen las necesidades nutricionales de tu hijo.
  • No hay condiciones médicas que afecten el sueño de tu hijo.
  • Se excluyeron las preocupaciones emocionales y conductuales.
  • Se han comprobado los factores ambientales de sueño.
  • Los padres deben seleccionar un enfoque que cumpla con el temperamento de su hijo y su filosofía de crianza.
¿Cuándo es recomendable comenzar con el entrenamiento del sueño?

Normalmente, entre los 3 y 4 meses, los bebés han comenzado a desarrollar un patrón regular de sueño / vigilia y necesitan menos alimentación nocturna. En algún lugar entre 4 y 6 meses, dicen los expertos, la mayoría de los bebés están listos para el entrenamiento del sueño y son capaces de dormir durante la noche en un tramo de 8 a 12 horas.

Aunque ofrezco asesoramiento desde el nacimiento hasta los 4 meses es de naturaleza educativa y ayuda a establecer unas bases sanas de sueño. Sin embargo, hay grandes cambios que ocurren durante el cuarto mes y, como tal, algunos padres optan por esperar más cerca de 5 o 6 meses de edad. Estoy aquí cuando estéis listos.

Como se mencionó anteriormente uso métodos suaves sin embargo tu hijo tiene que estar fisiológicamente listo para el cambio. Consúltame, pregúntame! Si te preocupa saber cuándo tu hijo está listo puedo ayudarte. Además, es importante asegurarse de que tu hijo está en buen estado de salud antes de comenzar el entrenamiento, por lo que una charla con tu pediatra siempre es una buena idea, especialmente si tu bebé nació prematuro.