¿Cómo alargar el tiempo de las siestas en los bebés y niños pequeños?

Artículo publicado en la revista Guia Infantil.

Imaginemos que tu bebé se despierta por la mañana, le das de comer, lo cambias, juegas un poco, sales a pasear y a continuación comienzas a mecerlo para dormirlo y una vez dormido en tus brazos, lo acomodas suavemente en su cuna para que haga su siesta.

Y 30 minutos más tarde…. se despierta inquieto e irritable y, a pesar de que lo intentas, se niega volver a dormir.

Así que después de 20 minutos de intentar que se duerma, tiras la toalla, con la esperanza de que esté mucho más cansado en la siguiente siesta. Al final, el resultado es que se complica el día y él se siente cansado e irritable hasta la hora de ir a dormir.

Llegados a este punto, te preguntas:

¿Porque las siestas son tan cortas? ¿Cómo podría alargar las siestas?

Los bebés, al igual que los adultos, duermen en ciclos de sueño. Comenzamos con un sueño ligero en el que nos pueden despertar con facilidad, y acabamos en un sueño profundo en el que ni siquiera los ruidos fuertes o el movimiento pueden despertarnos. Éste es el sueño reparador, en el que nuestros cerebros y cuerpos hacen todo el trabajo de mantenimiento que nos deja frescos, limpios y enérgicos.

Una vez que hemos llegado al final del ciclo de sueño profundo, lentamente, comenzamos a regresar a la etapa de sueño ligero de nuevo. En la transición de un ciclo a otro podemos despertarnos durante unos segundos, pero como adultos tenemos la habilidad de volver a dormirnos rápidamente.

A partir de los 4 meses, estos ciclos suelen durar entre 90 y 120 minutos, pero un bebé que todavía no ha llegado a los 4 meses, sus ciclos son de 30-45 minutos.

Entonces, aquí viene una de las respuestas; Si tu bebé tiene menos de 4 meses y está haciendo siestas de 30 minutos, no te preocupes, es completamente normal ya que sus ciclos de sueño son más cortitos.

Pero si tiene más de 4-5 meses, la cosa cambia. Puede que no haya aprendido a dormir y no sepa unir estos ciclos de sueño.

Todavía no han aprendido a dormir de forma independiente.

Ese es realmente el corazón del problema. Una vez que tu bebé sepa dormirse sin ayudas, comenzará a conectar esos ciclos de sueño.

Piensa en cómo se está durmiendo tu hijo, ¿se duerme solo? o ¿Lo estas durmiendo tú?

Si lo estas durmiendo tú, es ahí donde necesitas hacer algunos cambios. Los “apoyos de sueño” son básicamente cualquier cosa que tu bebé use para hacer la transición de estar despierto a estar dormido. (darle pecho o biberón hasta que cae dormido, dormirlo en brazos, paseos en el cochecito, etc).

No estoy diciendo que no debes abrazar a tu bebé, ni cantarle, ni leer sus historias, ni dejar de amamantarle, simplemente es no hacerlo hasta el punto donde se pueda quedar dormido.

Recomendaciones para mejorar las siestas:

Una breve rutina para el momento de la siesta es ideal para ayudar a tu hijo a que se prepare para la hora de acostarse y sepa que es hora de ir a dormir.  Hay que darle tiempo suficiente para relajarse y así poder dormirse más rápido. No lo pongas a dormir justo después de una actividad estimulante ya que te costará mucho más que se duerma.

La rutina no debería durar más de 10-15 minutos. Es importante seguir siempre el mismo orden para que tu bebé sepa qué esperar. Los bebés y niños pequeños necesitan un orden para sentirse más seguros.

El ambiente de la habitación tiene que ser oscuro (a partir de los 4 meses). De esta manera el cerebro comenzará a producir melatonina y los preparará para una buena siesta.

SEGUIR LEYENDO EN EL ARTÍCULO ORIGINAL: LINK ADJUNTO

Si te sientes perdida y no hay manera de superarlo puedes ponerte en contacto conmigo en olga@babyremcoach.com

¡Felices sueños!

Olga Sesé

Coach del sueño infantil

** Todas estas recomendaciones son extraídas de los libros de los expertos en sueño infantil: Tracy Hogg, Elisabeth Pantley, Kim West, National Sleep Fundation y algunos más.