Cómo influye el sol en el sueño infantil

La luz es una guía poderosa para nuestro cuerpo ya que los rayos de luz influyen en la química y en el comportamiento y nos mantienen sincronizados durante el día.

El patrón día-noche, estar despierto durante el día y dormir por la noche es una parte natural de la vida humana.

Uno de los factores clave en la regulación del sueño humano es la exposición a la luz o la oscuridad. La exposición a la luz estimula una vía nerviosa desde la retina en el ojo hasta un área del cerebro llamada hipotálamo.

 Allí, el núcleo supraquiasmático (SCN) inicia señales a otras partes del cerebro que controlan las hormonas, la temperatura corporal y otras funciones que juegan un papel importante en hacernos sentir somnolientos o despiertos.

El SCN funciona como un reloj “nuestro reloj interno” que activa un patrón regulado de actividades que afectan a todo el cuerpo. Una vez expuesto a la primera luz cada día, el reloj en el SCN comienza a realizar funciones como elevar la temperatura corporal y liberar hormonas estimulantes como el cortisol. El SCN también retrasa la liberación de otras hormonas como la melatonina, que está asociada con el inicio del sueño, hasta muchas horas después, cuando llega la oscuridad.

El reloj maestro del cuerpo, o SCN, controla la producción de melatonina, una hormona que te hace dormir. Dado que se encuentra justo por encima de los nervios ópticos, que transmiten información de los ojos al cerebro, el SCN recibe información sobre la luz entrante. Cuando hay menos luz como en la noche, el SCN le dice al cerebro que haga más melatonina para que se sienta somnoliento.

La mejor fuente de luz azul es el sol, ya que contiene luz natural de espectro completo.

La luz solar ayuda a comenzar el día: Así como la luz puede suprimir la melatonina, también puede aumentar el cortisol. El cortisol y la melatonina funcionan en opuestos. Cuando uno es alto, el otro es bajo. Una gran razón por la que desea evitar la luz azul por la noche es por sus efectos estimulantes del cortisol y supresores de la melatonina. Pero los niveles de cortisol deberían ser más altos en la mañana. Necesitamos este aumento de cortisol para salir de la cama y entrar en nuestro día. La luz ayuda al cuerpo a crear un ritmo circadiano óptimo.

Así que salir por la mañana a pasear con nuestros hijos cuando sale el sol es una excelente manera de indicarle a sus cuerpos que es de día.

Cada mañana, si sus cuerpos, caras y ojos están expuestos a la luz solar, sus cuerpos aumentarán su producción de serotonina. La serotonina es un neurotransmisor que regula todo, desde el estado de ánimo hasta el sueño. La serotonina también es un precursor de la melatonina. La melatonina es necesaria para un sueño reparador profundo. Así que salir al sol por la mañana aumenta la producción de serotonina. A su vez, después de aproximadamente 12 horas, esta serotonina se convierte en melatonina, lo que nos ayuda a dormir mejor.

Queda suficientemente claro que el sol es beneficioso para la salud y el sueño, por esta razón es importante salir a pasear, jugar, ir al parque o realizar actividades al aire libre ya que todas estas actividades ayudan a los niños a mejorar la calidad de su sueño y a conciliarlo mejor cuando llega la noche.

El sol marca nuestro día a día, sabemos que es necesario para todo ser vivo, saludable y también es una buena terapia para mejorar el sueño infantil.

Si te sientes perdida y no hay manera de superarlo puedes ponerte en contacto conmigo en Contacto y te cuento cómo podemos trabajar en su sueño.

¡Felices sueños!

Olga Sesé

Coach del sueño infantil

SEGUIR LEYENDO EN EL ARTÍCULO ORIGINAL: LINK ADJUNTO

** Todas estas recomendaciones son extraídas de los libros de los expertos en sueño infantil: Tracy Hogg, Elisabeth Pantley, Kim West, National Sleep Fundation y algunos más.

Click to access the login or register cheese